La importancia de la pesca sostenible

A los españoles y españolas nos encanta el pescado. España obtiene el bronce en el pódium europeo de los países más consumidores de este alimento. El consumo anual alcanza los 42 kilogramos por persona, el doble de la media de la Unión Europea. Como consecuencia, España agota sus propios recursos, incluido el pescado obtenido con acuicultura, en el primer semestre del año.

Así que para abastecerse pasa a depender de los caladeros productivos de terceros países, mayoritariamente países en vías de desarrollo. Importa apuntar que según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) el 60% de la población de estos países en desarrollo obtiene del mar más del 40% de su ración anual de proteínas.

Océanos exhaustos, biodiversidad aniquilada

La industria pesquera posee una incuestionable importancia a escala global. Genera altos beneficios, y de ella dependen numerosos puestos de trabajo directos e indirectos.

El principal problema actual del sector pesquero es la sobreexplotación de los recursos naturales, con el consecuente agotamiento y destrucción irreparable de un número cada vez mayor de caladeros. Además, el aumento de las poblaciones humanas y su correlativa demanda no hacen más que acelerar este proceso.

Se podría decir que los réditos cortoplacistas de la industria pesquera han agotado la generosidad del mar. Sobre todo, por el uso de técnicas tremendamente lesivas para la fauna acuática. Artes de deriva a gran escala o de arrastre que barren toda la vida de los fondos marinos.

La pesca se revela, así, como una problemática medioambiental severa. Las causas son la práctica de la pesca destructiva, la sobreexplotación de especies y la pesca no selectiva. Las consecuencias son la destrucción de hábitats y la devastación del fondo marino. Esta sintomática realidad exige cambios que deriven en una gestión para asegurar la sostenibilidad. Por tanto, desde Isidro creemos que es inexcusable emprender acciones para la conservación del medio marino.  Hablamos de la pesca sostenible como única alternativa para paliar estos impactos negativos de tan alto coste.

¿Qué es la pesca sostenible?

Por pesca sostenible entendemos la estrategia que engloba toda una serie de prácticas orientadas a mantener la población de las especies marinas en niveles óptimos.  Garantizando así la supervivencia de las especies y respetando su hábitat. Por ejemplo, usando técnicas de pesca que no ejerzan un impacto negativo sobre los demás pobladores del ecosistema. Otras acciones son revisar el estado de las poblaciones de especies más comerciales y proyectar una captura aceptable por jurisdicciones.

 

¿Cómo identificar un producto sostenible? Dedica unos minutos a examinar el etiquetado

Cada persona puede contribuir a recuperar los recursos del mar mediante el consumo responsable. Cada vez que te apetezca preparar una deliciosa receta de pescado, dedica unos minutos a examinar la información contenida en la etiqueta del producto.

La normativa europea obliga a que los productos de la pesca y la acuicultura vendidos a los consumidores y a la hostelería a ir acompañados de etiqueta.  La etiqueta contribuye a aumentar la transparencia, permitiendo a los consumidores realizar un consumo responsable y con conciencia. Una etiqueta contiene una serie de datos obligatorios y otros voluntarios. Entre la información obligatoria debe aparecer la denominación comercial y nombre científico, el método de producción, la zona de captura / país y masa de agua / país de producción. En el caso de la pesca marítima, la zona de captura es la zona, subzona o división FAO en la que se ha pescado el producto. Las artes de pesca para capturarlo, si ha sido descongelado. La fecha de duración mínima y fecha de caducidad y también la leyenda sobre alérgenos.

A la hora de realizar la compra una sencilla rutina nos ayudará a escoger un producto de origen sostenible. Compra siempre en pesquerías o comercios autorizados, de lo contrario contribuirías a la compraventa ilegal, y pondrías en riesgo tu salud. Averigua la procedencia del producto.  Compra únicamente pescado o marisco que cumpla las tallas mínimas y vedas. Diversifica el consumo de pescado y marisco en función de la temporada. Averigua dónde se pesca el producto, cómo se captura.

Aquí tienes una guía rápida sobre etiquetado.

Certificaciones o ecoetiquetas

La ecoetiqueta azul es una certificación acreditada por el MSC. El Marine Stewardship Council es una organización mundial independiente sin ánimo de lucro que establece un estándar para la pesca sostenible, gestionando un programa de certificación y ecoetiquetado para la pesca salvaje.

La eco-etiqueta azul del MSC ofrece al consumidor la opción de apoyar fácilmente las prácticas sostenibles de las pesquerías. Con nuestra etiqueta MSC nos comprometemos con los siguientes principios:

1- Compramos a proveedores igualmente certificados con MSC.

2- Los productos son identificables durante toda la cadena de custodia.

3- Los productos certificados están completamente separados de los que no lo son. No se mezclan.

4- Estos productos cuentan con un sistema de trazabilidad durante toda la cadena de custodia.

5- Contamos con un sistema de gestión que obliga a nuestro personal a estar formado para asegurar cumplir todos los requisitos.

¡Busca el sello de sostenibilidad, la etiqueta azul MSC en nuestros productos!

 

La Acuicultura como método para recuperar la biodiversidad

Además, Isidro hace una apuesta firme por la acuicultura como método para proveer al mercado de alimentos saludables de alta calidad. La acuicultura desempeña una importante función complementaria, en la producción mundial de pescado y la satisfacción de la demanda de alimentos nutricionalmente necesarios para el ser humano. Isidro emprende una acuicultura sostenible y medioambientalmente responsable que disminuya la presión sobre el medio marino, las rías y agua dulce. Evitando, asimismo, el expolio de muchos de los caladeros de países en vías de desarrollo.

No podemos olvidarnos de que un alto porcentaje de nuestros residuos terminan en mares, océanos, ríos y lagos del planeta. Se estima que cada minuto llegan al mar 24 toneladas de plástico al mar. Estos vertidos deliberados o accidentales tienen fatales consecuencias para el hábitat marino. Son muchas las especies que quedan atrapadas entre la basura, otras la confunden con alimento, la ingieren y acaban llevándola a nuestra cadena alimenticia.  Así que recuerda reciclar, ¡por favor!

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail