Hábitos saludables y pescado en verano

El verano 2019 empieza oficialmente este 21 de junio. Es la época en la que nuestra rutina diaria experimenta mayores cambios pues los momentos de ocio aumentan, comemos más fuera de casa, pasamos horas en la carretera… Estos desajustes suelen contribuir a un descuido de los buenos hábitos con los que mantener un estilo de vida saludable. Sin embargo, podemos disfrutar al máximo del verano sin descuidar la salud. Es momento de aprovecharse de los grandes atributos del pescado. A continuación, os presentamos 13 hábitos y recomendaciones que te permitirán aprovechar la época estival sin fallar a la salud.

1. Trece hábitos saludables para el verano

 

1.1 Hidrátate 

Es fundamental mantenernos hidratados en todo momento. Incrementa la ingesta de agua, además de frutas y hortalizas que puedes tomar en forma de gazpacho, o sopas frías. ¡Evita esperar a tener sed!

1.2  Consume alimentos de temporada:

Aprovecha los alimentos de temporada para beneficiarte de todas sus ventajas y de la cantidad de sus nutrientes. Te resultarán muy refrescantes, hidratantes y, además, te llenarán de salud en los meses calurosos.

1.3 Sigue una Dieta Mediterránea:

Seguir este patrón es básico para llevar una buena alimentación. Además, ofrece importantes beneficios para nuestra salud: prevención cardiovascular y de ciertos tipos de cáncer, control de peso, etc. Ejemplos de una dieta mediterránea son: utilizar el aceite de oliva como principal grasa de adición, consumir diariamente frutas, verduras, pan y otros alimentos procedentes de cereales o legumbres, aumentar el consumo de pescados, huevos y de alimentos frescos, reducir el consumo de dulces y pasteles…

1.4 Modera el consumo de carne roja:

De acuerdo con el seguimiento de una dieta mediterránea, se aconseja tomar más raciones de pescado que de carne a la semana, en torno a 5-6 de pescado de las cuales al menos 3 deberían ser de pescado azul.

1.5 Elimina las bebidas calóricas:

Si el objetivo es controlar el peso, deben eliminarse completamente todas las bebidas que aporten calorías (refrescos azucarados, bebidas alcohólicas o bebidas alcohólicas “sin alcohol”) y sustituir el azúcar por edulcorantes que no aporten calorías. ¡Cámbialas por agua, bebidas “light o sin azúcar” e infusiones.

1.6 Reduce la ingesta de comida:

Intenta huir de las comidas copiosas. Sobre todo, antes de ponerte al volante pues disminuyen la capacidad de atención y aumentan la somnolencia.

1.7 Limita el consumo de grasas:

Pero sin eliminarlas. Intenta que la cantidad de grasa que consumas sea fundamentalmente aceite de oliva. Cómo se cocina condiciona de manera directa el consumo, por eso te proponemos elaboraciones sencillas como al horno, a la plancha, en su jugo, cocido etc.

1.8 Come helados pero sólo ocasionalmente:

Los dulces y helados no constituyen parte esencial de una alimentación saludable y no deberían formar parte de la dieta diaria. Se recomienda que su consumo sea ocasional y controlado. Aunque un helado al año no hace daño 😉

1.9 Practica ejercicio a diario:

Aprovecha el buen tiempo para realizar actividades al aire libre. Eso sí, evita las horas fuertes de sol, como el mediodía o la primera hora de la tarde.

1.10  Usa protección solar:

¡Importantísimo! Nunca olvides aplicarte, a ti y a los tuyos, crema solar antes de salir de casa. Asimismo, utilizar gorras y sombreros, especialmente en las horas de más calor, es una excelente idea. Otra buena opción complementaria es la de optar por alimentos ricos en Vitamina D que preparan la piel para la exposición solar.

1.11 Haz la digestión:

Asegúrate siempre de llevar a cabo una buena digestión antes de bañarte evitando meterte en el agua de forma brusca, para evitar cortes de digestión por el cambio de temperatura.

1.12 ¡Viaja y disfruta!

Si vas a viajar a países lejanos con diferencia horaria, es conveniente programar las comidas para hacerlas aproximadamente siempre a la misma hora. Y para evitar llegar a las comidas con ansiedad, lo mejor es una pieza de fruta como tentempié. Además, en los viajes largos en coche, es recomendable parar cada dos horas para estirar y mover las articulaciones. Es un buen momento para tomar el tentempié y reponer líquidos.

1.13 Equilibrio y calma:

Encuentra esos momentos a lo largo del día en los que puedas dedicarte a ti mismo. Hacer balance de cómo van las cosas es un paso que puede ayudarte a cambiar aquello que no te satisface y a proponerte nuevos retos. Aprende a meditar, practica actividades relajantes y ¡haz que este verano cuente!

 

¿Por qué comer pescado en verano?

 

Comer pescado es muy beneficioso durante todo el año, aunque en verano, se convierte en la mejor elección, al tratarse de un producto fresco y saludable. El pescado es uno de los alimentos de origen animal con más cantidad de vitaminas.  Pero si quieres saber por qué hay que comer pescado en verano, atent@ a estas razones:

  • El calor del verano provoca que nos apetezca consumir comidas más livianas. El pescado es una buena opción porque no resulta tan pesado como la carne y ayuda a un mejor metabolismo de nuestro cuerpo. ¿En que desemboca esto? En una digestión más fácil, algo de agradecer con el cansancio estival y las altas temperaturas.
  • El pescado contiene pocas calorías. En concreto, por cada 100 gramos de pescados magros hay un máximo de 80 Kcal y 200 Kcal en el caso de que sean azules. Si queremos controlarnos un poquito estos meses, lo ideal es una dieta con pescado.
  • Es una gran fuente de nutrientes.
  • Hay muchas formas de comer pescado. No solo puedes preparar platos muy elaborados, también recetas fáciles y rápidas, perfectas si estás de vacaciones y no quieres pasar mucho tiempo en la cocina. Incluso lo puedes incluir en ensaladas, tortillas, ensaladillas… ¡Un ingrediente realmente versátil!

Por todo esto, es ideal para mantener una dieta equilibrada y saludable tanto en adultos como en niños.  El verano es la época ideal para hacer pescados a la plancha, fáciles de cocinar, deliciosos y sabrosos al gusto. Además, esta preparación permite que aprovechamos al máximo todos los beneficios del pescado.

¿Qué pescados comer en verano?

Como comentamos anteriormente, es fundamental el consumo de alimentos de temporada para llevar una dieta sana y equilibrada que refuerce nuestro organismo y nos ayude a llevar una vida plena y enérgica. Actualmente muchas especies de pescado y marisco están en su mejor momento:

 

¿Qué comer para potenciar el bronceado?

Cada verano salimos a la calle en busca de unos rayitos de sol que nos ayuden a presumir de ese color dorado que tanto nos gusta. Nosotros mismos podemos favorecer a que nuestro cuerpo consiga la meta que perseguimos siguiendo una dieta sana y equilibrada, rica en productos frescos, que además de aumentar el brillo de nuestra piel, nos protegen del sol. Existen cinco alimentos básicos que cuentan con estas ansiadas facetas.

  1. Zanahoria

    La reina del bronceado. La zanahoria tiene un alto contenido en vitaminas y es super nutritiva. Asimismo, es un alimento rico en betacarotenos, los cuales se encargan de aumentar la producción de melanina ayudando a conseguir un bronceado natural y evitando el envejecimiento de la piel. Introdúcela en tus ensaladas, cremas, purés o incluso en un zumito con naranja.

  2. Tomate

    Contiene una gran cantidad de minerales, vitaminas (A, B y C) y agua. Es rico en licopeno cuyas propiedades ayudan a luchar contra el envejecimiento de la piel que puede ocasionar una excesiva exposición al sol. Cómpralos maduros y de temporada y atrévete por preparaciones frescas como gazpachos, ensaladas o salmorejos.

  3. Espinacas

    Son una fuente natural de vitaminas, fibras y minerales, rica, en fitonutrientes y betacaroteno. Igualmente, posee una serie de pigmentos que protegen a la piel de los rayos ultravioleta. Pruébalas en platos frescos o acompáñalas de pastas y pescados.

  4. Legumbres

    Son ricas en vitaminas B y E, las cuales evitan que nos deshidratemos o se nos descame la piel y ayudan a prolongar el bronceado. Disfrútalas en sopas, ensaladas, salteados o en hummus.

  5. Pescado azul

    Además de contener un elevado porcentaje de ácidos grasos omega 3, beneficiosos para el funcionamiento cardiaco, hidratan nuestra piel evitando la pérdida de agua, minimizan la aparición de arrugas y alargan el bronceado. ¡Elige pescados de temporada!

Si buscas ideas de recetas que potencien el bronceado, visita este enlace 😉

¡Esperamos que estos consejos te ayuden a disfrutar del verano de forma saludable!

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario