El etiquetado del pescado

¿Tienes idea de cómo debe estar etiquetado tanto el pescado fresco como el congelado para cumplir con la normativa vigente? Si la respuesta es no, perteneces al 50% de la población según un estudio llevado a cabo por el Ayuntamiento de Barcelona.

La normativa vigente sobre el etiquetado europeo en los productos pesqueros exige que tanto peces como moluscos, crustáceos y algas que se venden a los consumidores, lleven la siguiente información.

 

¿Qué significa esa información?

1. Nombre comercial y científico de la especie. Este punto es importante porque a veces los nombres comerciales pueden inducir a error. Como ejemplo, tenemos “la merluza del pincho” o el “bonito del norte” que no tienen por qué corresponderse con la zona de pesca o producción, sino que es su nombre comercial.

2. Procedencia de pesca extractiva o de acuicultura. En función del tipo de arte de pesca o el tipo de acuicultura, podemos decidirnos por una opción más o menos sostenible. Por ejemplo, nuestra trucha de acuicultura con certificado ecológico, asegura unas condiciones de producción respetuosas con los animales y el medioambiente. Podemos estar seguros de hacer una compra sostenible cuando la adquirimos.

3. Zona de pesca o producción y tipo de arte de pesca utilizado. La zona de pesca nos ayudará a decidir si estamos o no realizando compra local o de proximidad. Para hacernos una idea, cuando hablamos de especies de temporada, hablamos de la temporada que nos corresponde por hemisferio. Si viene del hemisferio contrario, estaremos incurriendo en costosos medios de transporte además de consumir especies que no se encuentran en su momento óptimo.

4. Con respecto al arte de pesca utilizado, hay que tener en consideración los impactos de cada una de ellas. La pesca de arrastre es la más dañina al recoger todo del fondo hasta la superficie, atrapando a todas las especies que se encuentran a su paso.

 

La importancia del etiquetado

Como hemos visto, la razón principal de esta normativa de etiquetado es contribuir a la trazabilidad del producto y dar al consumidor la posibilidad de desarrollar una compra más informada.

Si el producto es descongelado o no, y la fecha de consumo preferente, en consonancia con las normas generales de etiquetado de los alimentos. Por cuestiones relativas a seguridad y salud alimentaria no se debe congelar un alimento que ya ha sido congelado. Esto es debido a que, además de suponer riesgos para la salud (al descongelar y aumentar su temperatura proliferan bacterias que pueden ser perjudiciales), sus propiedades organolépticas (olor, textura, sabor…) cambian quedando más seco e insípido.

 

Nuestro compromiso

En Isidro tenemos la certificación MSC, estándar para la pesca sostenible que asegura que los productos del mar provienen de una pesquería sostenible.

La importancia de la compra informada, a parte de la salud, es el consumo responsable. Entre todos, podemos hacer pequeñas acciones que hagan del mundo un lugar mejor.

La normativa también hace referencia a los alimentos que vienen envasados, como es el caso de nuestros Apetitosos o nuestro delicioso sushi.

Vienen incluidos:

  • País de origen o lugar de procedencia.
  • Modo de empleo.
  • Información nutricional con el valor energético y las cantidades de grasas, ácidos grasos saturados, carbohidratos, azúcares, proteínas y sal por cada 100 g.
  • La indicación de Envasado en atmósfera protectora.
  • Fecha de congelación o fecha de primera congelación (cuando es el caso).
  • Agua añadida

Como ves, es bueno tener una idea general del significado de las etiquetas y la obligación de las marcas de un correcto etiquetado de los productos. Esto nos ayudará a hacer una compra lo más informada posible.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario